Son otro tipo de lentes de contacto menos usadas en la actualidad.  Son lentes rígidas permeables al gas (RPG), que como bien dice su nombre son menos flexibles que las lentes de contacto blandas y tienen un alto aporte de oxígeno a la córnea. Son la versión actualizada de las antiguas lentes de contacto rígidas, que con los nuevos avances en materiales mantienen todas sus ventajas y minimizan muchos de sus inconvenientes.

Están especialmente indicadas para astigmatismos altos, para córneas irregulares debidas a cirugía ocular, o incluso en casos de patologías oculares como el queratocono. Son la mejor solución no quirúrgica de que disponemos. En cualquier caso, la calidad de visión es mejor que la obtenida con las lentes de contacto blandas.

Una de las causas principales de su baja aceptación es porque se necesita más tiempo de adaptación y los horarios de uso son más restringidos