Condición visual que padece una persona con una privación parcial de la visión, la cual no puede ser mejorada con gafas convencionales, lentes de contacto, medicamentos o cirugía. Esta reducción de la visión puede afectar a la agudeza visual y/o al campo visual. Las patologías que pueden cursar con baja visión son (entre otras muchas): cataratas, glaucoma, uveítis, DMAE (degeneración macular asociada a la edad), opacidad corneal, tracoma, retinopatía diabética, miopía magna, manchas de Fuchs, retinosis pigmentaria, albinismo, nistagmos, distrofia macular viteliforme de Best.

Con las ayudas ópticas necesarias se puede conseguir buena calidad de vida. Ejemplos de estas ayudas ópticas son los filtros terapéuticos, lupas, sistemas ópticos telescópico o microscópico que junto con ayudas no ópticas y con un buen entrenamiento al paciente, se logran resultados francamente buenos.