Es la encargada de la adaptación de las lentes de contacto en niños, pus tienen sus propias necesidades. Las lentes de contacto en edad infantil no sólo se adaptan para compensar el error refractivo del paciente (miopía, hipermetropía, astigmatismo), sino como parte de tratamiento en ambliopías, miopía magna, post-cirugía de catarata congénita, es decir, se adaptan en muchas ocasiones como tratamiento.

Para este tipo de adaptación, las pruebas son fundamentales para detectar un ojo sano. Hay que estudiar los parámetros oculares para decidir qué tipo de lente de contacto y mantenimiento se adaptará, y se valorará si el paciente es apto o no para ser usuario de lentes de contacto.

Para conseguir una buena adaptación, y la colaboración del menor, es muy importante la total implicación de los padres.